Comercio Electrónico y Ventas por Internet

No hay duda que comprar por internet es una realidad a nivel mundial, se ha llegado a un nivel de confianza que abre la posibilidad de enviar su número de tarjeta de crédito a través de un formulario web, generalmente ofrecido por las entidades bancarias o los sistemas de pago en línea tanto locales como internacionales. Consecuentemente, vemos como se ha disparado el comercio electrónico através de las ofertas de cupones, tiendas virtuales, servicios por suscripción, venta de boletas, turismo y pasajes para viajes.

 

Compras Seguras

En el mundo digital nada es seguro, así como en el mundo real pues amenazas de fraude y atracos se ven a diario, como el famoso "fleteo" al retirar dinero de los cajeros, el raponeo callejero, o hasta el hurto domiciliario; forma parte de la vida cotidiana, así que lo mismo podemos esperar en nuestra vida virtual. Solo se trata de, como el dicho común, "No Dar Papaya". En la medida, en que entendamos como se abren las posibilidades del fraude digital, podemos arriesgarnos con las transacciones electrónicas, ojalá con sumas no muy elevadas, usando tarjetas de crédito con cupos bajos y haciendo un seguimiento de sus transacciones.

 

La Tienda Virtual

De la misma manera, conocer en el negocio o comercio es una premisa de su comportamiento de compras natural. Cuando se toma la decisión de comprar un producto o servicio, lo primero es saber quién lo ofrece y que garantías ofrece, el respaldo y tradición en el mercado. Las compras callejeras también tienen su riesgo, más aún las digitales en las que ni siquiera interactuamos directamente con el vendedor, por lo cual se requiere una garantía extra de confiabilidad, la cual se establece generalmente con los certificados digitales para los sitios web, así como los intermediarios de pagos bancarios.

 

 

Cómo recomendación NUNCA, compre o digite su # tarjeta de crédito en un formulario que no tenga seguridad SSL (https) NI que se encuentre dentro de las páginas del comercio, este formulario debe ser suministrado por la entidad bancaria o intermediario de pagos en línea.